A la Orilla

A la orilla del mediterráneo,
donde besan las olas la arena,
donde acarician tus pies la memoria,
se queda el recuerdo marchito
de un futuro que nunca fue
de un pasado que nunca será.

A la orilla del mediterráneo,
tumbado en la playa arenisca
imploré al cielo dijera tu nombre
para sólo escuchar el silencio.

A la orilla de aquel azul cielo
comprendí que no había más que yo,
arena, mar, playa y suelo,
y horizonte infinito sin sol.